Home Office retos ante el 2022

En 2020 muchas empresas aceptaron el teletrabajo con simpatía, se decía era el modelo de trabajo del futuro, gracias a la evolución del software y hardware.

Algunas empresas dicen a sus empleados que tienen que volver a la oficina al menos 3 días a la semana. Esa medida fue vista por muchos empleados como una imposición poco coherente, porque consideraban que trabajan tan bien desde casa como lo hacían en la oficina, y algunos de consideraban que les habían puesto a elegir entre su bienestar familiar y su carrera profesional. Finalmente la variante Delta les obligó a posponer sus planes de vuelta a enero de 2022. Todavía no han dicho si Omicrón hará que pospongan de nuevo el regreso.

Es difícil entender cómo una empresa como Google ha tenido que rectificar tres veces sus planes de vuelta a la oficina en apenas cuatro meses, en lugar de apostar por el teletrabajo de forma indefinida hasta que se aclare realmente la situación, o por un modelo mucho más flexible en el que los empleados elijan qué quieren hacer sin limitaciones.

Microsoft también anunció durante 2021 tres retrasos en sus planes de volver a la oficina, el pasado mes de septiembre decidió que una cuarta sería demasiado para la imagen de una empresa que, entre otras cosas, tiene en las herramientas de teletrabajo y trabajo distribuido una de sus principales fuentes de ingresos.

Por eso, en septiembre anunciaron que los empleados de Microsoft podrían seguir trabajando en remoto de forma indefinida, aunque, eso sí, dejaban una puerta abierta a pedir el regreso a la oficina cuando la pandemia se haya controlado definitivamente.

De ahí la importancia de tener herramientas para la gestión del trabajo remoto para que los empleados registren sus horarios y no se apliquen descuentos en su nómina al no saber si están cumpliendo con una jornada laboral.

Abrir chat
¿Requieres información de los productos?
Hola!!
Si necesitas información sobre nuestros sistema escríbenos...